facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

December 25, 2015

Si alguna vez se preguntó si puede hacer caridad con poco de dinero o tiempo, la respuesta es sí. Solo hay que ser creativo.

Según el último análisis de acciones benéficas de Chronicle of Philanthropy, pareciera ser que los que menos ganan son los que más dan. De acuerdo a los datos de cada uno de los estados, la publicación comercial de la industria sin fines de lucro informó que, entre 2006 y 2012, los estadounidenses con ingresos superiores a $200.000 destinaron a la caridad un porcentaje pequeño de sus ingresos mientras que los que ganan menos de $100.000, destinaron más durante el mismo período.

Más allá del lugar que ocupe en la escala de ingresos, destinar dinero o tiempo a la caridad requiere de un poco de planificación. Estos son cinco pasos a tener en cuenta:

  1. Verifique sus finanzas primero. Ayudar a los demás es un hábito muy noble, pero antes de empezar a librar cheques o donar dinero a diferentes personas o grupos, verifique su presupuesto para saber si realmente cuenta con dinero extra para hacer donaciones. Consulte también las reglas del IRS (www.irs.gov) sobre las donaciones benéficas o hable con un profesional de los impuestos para ver si hay opciones de caridad que se ajusten a su situación financiera en particular.
  2. Estudie a las organizaciones benéficas a las que esté pensando ayudar. Nunca ha sido fácil evaluar a las potenciales organizaciones de caridad o sin fines de lucro, pero hay diferentes bases de datos en Internet, como CharityNavigator.org, CharityWatch.org y Guidestar.org que ofrecen datos detallados sobre miles de organizaciones benéficas y sin fines de lucro a nivel nacional, estatal y local. La Oficina de Mejores Empresas también opera el sitio Give.org, una base de datos de entidades benéficas del país que acredita y toma quejas. El sitio web Charity Scams de la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. ofrece noticias actualizadas sobre actividades ilegales de recaudación de fondos y mejores prácticas para evaluar a las entidades benéficas y organizaciones sin fines de lucro todo el año. ¿Qué más puede hacer? Jugar al periodista. Aun cuando una organización sea aprobada por estas fuentes reputables, investigue en Internet si hay alguna noticia en los medios solo para asegurarse de que no haya ocurrido nada desagradable que pudiera desalentar su donación.
  3. Averigüe qué se necesita. Si la entidad benéfica en cuestión acepta cosas o trabajo voluntario, vea si le interesa ofrecer ayuda de esa forma. Consulte con la entidad, ya sea por Internet o por teléfono, para saber qué aceptan y qué no—donar cosas que no necesitan les hace perder tiempo y recursos humanos. Si desea ofrecerse como voluntario, averigüe qué puede hacer y asegúrese de poder realizar las tareas que le propongan como voluntario antes de comprometerse. Recuerde, las entidades benéficas realmente cuentan con sus voluntarios y su entusiasmo por una tarea puede reducir la rotación de voluntarios al mínimo. Algunas organizaciones también pueden tener misiones en las que se necesite viajar, y ofrecen la oportunidad de recorrer el mundo ayudando a los demás.
  4. Averigüe si su empleador hace donaciones paralelas. Aun cuando su donación en efectivo sea modesta, algunos empleadores pueden incrementarla si tienen un programa de donaciones paralelas. Consúltelo con su departamento de recursos humanos o su gerente de beneficios. Además, muchas organizaciones sin fines de lucro, universidades y entidades benéficas tienen sus propias bases de datos en línea de programas de donaciones paralelas de empleadores.
  5. Colabore con lo que pueda. Si solo tiene unos pocos dólares para donar, no se desanime. Júntese con otros amigos y familiares que piensen como usted para reunir fondos, asistir a eventos u ofrecerse como voluntarios para alguna causa, u organice una red de cooperación colectiva (https://www.councilofnonprofits.org/tools-resources/crowdfunding-nonprofits) para un fin benéfico en particular que le permita hacer una obra de bien con pocos dólares. ¿Sigue queriendo ayudar sin tener dinero en efectivo para donar? Llame o escriba a la entidad benéfica y averigüe si aceptan cosas pequeñas o servicios en especie. Por ejemplo, podría donar tarjetas de regalo (incluso usadas que todavía tengan algún saldo), insumos de oficina, estampillas, servicio de comida para eventos o reuniones de directorio, o ayudarlos a escribir cartas, recaudar fondos o facilitar cuestiones tecnológicas.

En resumen: Para hacer una obra de caridad no siempre se necesita mucho dinero; lo más importante es informarse. Verifique sus finanzas primero, busque organizaciones a las que le interese ayudar e investigue de qué forma podría servirles una pequeña donación de cosas, tiempo y dinero.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir