facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

July 17, 2015

Este año, se espera que el verano sea muy caluroso, pero no confine sus medidas para ahorrar energía solo al termostato.

¿Sabrá su hijo cómo administrar el dinero en su primer año en la universidad?

Si hablamos de dinero, la vida en el campus universitario puede poner a prueba hasta al adolescente más disciplinado. En las últimas semanas antes de ayudar a su hijo a empacar para ir al campus, es un buen momento para enseñarle algunas cuestiones financieras para que las lleve también en su valija.

Empiece hablando sobre lo que costará la universidad. En promedio, la Clase 2015 se graduó con una deuda de préstamos educativos superior a $35.000, según Edvisors (http://blogs.wsj.com/economics/2015/05/08/congratulations-class-of-2015-youre-the-most-indebted-ever-for-now/). Dependiendo de su situación financiera y de cómo haya planificado la educación universitaria de su hijo, comience explicando cómo los costos del préstamo universitario afectarán sus finanzas ahora y después de la graduación.

Si su hijo pagará los préstamos personales o universitarios después de graduarse, háblele sobre cómo esa realidad debería definir sus opciones financieras durante su vida universitaria. Esto no significa que deba ahorrar cada centavo y privarse de la diversión, pero la charla debe reforzar la idea de que administrar el dinero inteligentemente, fijarse prioridades y comenzar a ahorrar puede posicionarlo para tener un arranque financiero mucho más sólido después de la graduación.

Enséñele a hacer presupuestos. Si su hijo no ha aprendido a hacer presupuestos (http://www.practicalmoneyskills.com/budgeting), es tiempo de hacer un curso rápido. Saber hacer presupuestos es la primera habilidad esencial en las finanzas personales. Enseñarle a su hijo a hacer presupuestos ahora le dará una ventaja a la hora de tener que lidiar con las deudas post-graduación o metas a largo plazo, como comprar una casa o un auto. Como los adolescentes suelen vivir a través de los teléfonos, familiarícese con la enorme cantidad de aplicaciones presupuestarias que existen actualmente (http://www.usatoday.com/story/money/2015/04/27/budgeting-apps-affect-spending-habits/26190991/) para mantener la administración financiera de su hijo en curso.

Háblele sobre las necesidades bancarias y crediticias en el campus. Muchos padres abren una caja de ahorros en custodia o cuenta corriente para sus hijos en su banco local cuando son más jóvenes. Si su banco tiene sucursales cerca de la universidad de su hijo, esa relación puede continuar fácilmente. El uso responsable de la tarjeta de crédito también es un hábito que debe comenzar en la universidad. Recuerde que la Ley de Responsabilidad y Divulgación de Tarjetas de Crédito (o Credit CARD) de 2009 exige a los mayores de 21 años que no tengan ingresos independientes tener un co-firmante para poder tener una tarjeta. Como co-firmante, usted podrá hacer un seguimiento del crédito utilizado por su hijo. Pero, si su hijo no cumple, será usted quien deberá responder. Por eso, controle las actividades bancarias y crediticias de su hijo muy de cerca hasta estar seguro de que está listo para administrarse por su cuenta.

Háblele sobre el monitoreo del crédito y el robo de identidad. Con la cantidad de ladrones informáticos que surgen día a día, su hijo corre el riesgo de sufrir un robo de identidad desde el momento en que le asignen un número de seguro social. Si bien la mayoría de los adolescentes no tienen informes crediticios hasta que no empiezan a cobrar un sueldo, después de los 16 años, esté atento a cualquier actividad fraudulenta que pueda ocurrir antes (http://www.consumer.ftc.gov/articles/0040-child-identity-theft) y asegúrese de que se tomen el hábito de solicitar los tres informes crediticios gratuitos (https://www.annualcreditreport.com/index.action) que pueden pedir por año. A lo largo de su carrera universitaria, siéntese con su hijo a revisar sus informes crediticios juntos.

En resumen: Hay mucho que hacer en las últimas semanas antes de que su hijo parta a la universidad. No se olvide de reforzar estas importantes lecciones financieras antes de que se vaya.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir