facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

February 12, 2016

La mayoría de los padres recorren millas en sus vehículos para llevar y traer a sus niños de las diversas prácticas y juegos deportivos a lo largo de la escuela primaria y secundaria.

Cómo mantener los gastos en deporte de sus niños bajo control

Y con el dinero que se va detrás de todos esos viajes y las compras de uniformes, equipos, lecciones y diversas cuotas de las actividades, los números son como para abrir bien los ojos. Un estudio realizado por Families in Sport Lab de Utah State University en 2014 (http://www.usufamiliesinsportlab.com) demuestra que la inversión anual por familia en deportes juveniles llega a los $2292.42, o 1.84 del porcentaje del ingreso bruto anual de esa familia.

Otra investigación realizada dentro del programa indica que muchos padres gastan mucho más – a veces por encima del 10 por ciento del ingreso bruto anual.

Que esa cifra suene baja o alta dependerá del deporte elegido por su hijo y la cantidad de años que él participe en dicha actividad.

Aunque el interés que su hijo tenga en los deportes sea temporal o a largo plazo, no solo es importante planificar y presupuestar lo que gastará sino las maneras de ahorrar. A continuación, algunos pasos para comenzar:

Póngase en contacto con otros padres. Se trate de futbol, hockey o baseball después del horario escolar o en fines de semana, su primer recurso de inteligencia está con los padres que ya tienen niños que practican ese deporte. Converse de todo, desde el mejor programa para su hijo en general hasta los costos individuales y tarifas asociadas con el deporte - y no olvide preguntar cómo hacen para mantener su presupuesto.

Coordine para los mejores descuentos. No deje pasar ninguna oportunidad de ofertas en mercadería o descuentos en las cuotas de los entrenamientos y actividades. Pagar con antelación la mercadería, campamentos deportivos o cuotas de actividades de pretemporada puede representar importantes ahorros con el tiempo. Sobre todo, evite los cargos por inscripción tardía en todos los deportes y actividades.

Verifique que el seguro de salud de su niño sea el correcto. Dependiendo del deporte que practique su hijo, es posible que deba adquirir una cobertura de seguro adicional además del seguro de salud familiar. Una o dos estancias en el hospital pueden representar miles y miles de dólares, por lo tanto, tome todas las medidas para asegurarse de que su hijo tenga la cobertura adecuada. Algunas compañías de seguro incluso ofrecen coberturas especiales de deporte para menores, pero si su hijo practica un deporte organizado por el sistema escolar o una liga, es posible que tengan sus propios requisitos de seguro para que su hijo participe. Puede haber otras opciones de cobertura también-revise esas opciones con un experto calificado en finanzas o padres amigos que estén asegurando a sus niños contra lesiones deportivas.

Compre usado. Se trate de equipos o uniformes, fíjese si hay opciones seguras para comprar usados. Los sitios de subastas pueden ofrecer algunas soluciones mientras que muchas comunidades conocidas por determinados deportes cuentan con tiendas de equipos usados que pueden reducir sus gastos en gran manera. Si su hijo no está destinado para ser un profesional, comprar usado tiene sentido - ¿por qué comprar el precio total si en determinado momento el niño pierde el interés?

Compre varios talles y colores y estilos neutros. Si tiene un niño en crecimiento que es posible que mantenga su interés en un deporte en particular durante varias temporadas, abastézcase de ropa de diferentes tallas y elija colores y estilos neutros de segunda mano y unisex.

Negocie los costos de transporte y tarifas grupales cuando sea posible. De nuevo, júntese con otros padres o su sistema escolar, vea si hay formas más económicas de viajar, compre indumentaria y busque un lugar de práctica y de juego. Siempre preste atención a las opciones más económicas y establezca contactos, por email o redes sociales, donde haya un flujo gratuito de consejos para ahorrar y descuentos que puedan ser convenientes. En cuanto a las lecciones, pruebe el modelo de clase. Si su hijo quiere mejorar en un deporte, trabaje con otros padres para contratar un instructor que dé lecciones grupales para garantizar un costo más bajo por familia.

Conclusión: Aunque su hijo no crezca con la habilidad innata de uno de los hermanos Manning o una de las hermanas Williams, es posible introducirlos en el mundo del deporte sin llevar a la ruina su economía familiar.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir