facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

June 5, 2015

Apartar unas horas para un chequeo financiero de mitad de año en junio o julio le ayudará a revisar cómo va llevando sus ahorros, inversiones, gastos y deudas. Puede ser una oportunidad para identificar irregularidades y ajustar su presupuesto con bastante anticipación antes de finalizar el año.

Si usted ya utiliza los servicios de un asesor calificado en finanzas o impuestos, puede llevar a cabo este proceso de revisión con su asesor, para que lo oriente ante cualquier cuestión monetaria específica que debería atender.

Comience obteniendo al menos uno de sus tres informes crediticios gratuitos. La idea es asegurarse de que sus balances de crédito sean correctos y verificar que no existan irregularidades, las cuales podrían ser indicio de robo de identidad. La ley federal exige que las principales agencias de crédito – Experian, Equifax y TransUnion – le extiendan, cada una, un informe de crédito reciente de manera gratuita (https://www.annualcreditreport.com/index.action) una vez por año.

Si detecta cargos inusuales o cuentas que usted no abrió, informe a sus asesores, tome todas las medidas que le recomiendan o siga la guía paso a paso en caso de robo de identidad de la Comisión Federal de Comercio de los EE. UU. (http://www.consumer.ftc.gov/features/feature-0014-identity-theft) para que le ayuden a tomar medidas. Recuerde solicitar sus informes de crédito gratuitos de manera distribuida a lo largo del año, para poder identificar cualquier posible irregularidad cada determinada cantidad de meses.

Luego, enfóquese en su presupuesto o prepare uno si nunca lo hizo. La revisión de mitad de año deben centrarse en qué ajustes pueden hacerse para ahorrar o invertir más, o para pagar más deudas en caso de que vaya a recibir más dinero de algún lado. Si los gastos han aumentado a mitad de año, siempre es importante saber la causa y si los fondos pueden ser reasignados para un mejor fin.

Revise su jubilación y si está aprovechando al máximo las contribuciones laborales o para sus cuentas personales de jubilación. Quienes cumplan 50 años antes del final del año calendario podrán aprovechar las cuotas adicionales de aportes para ponerse al día y reforzar así sus saldos, mientras se va aproximando el tiempo de la jubilación.

La mitad de año también es un buen momento para revisar el estado del fondo de emergencia (http://www.practicalmoneyskills.com/calculators/emergency). Los fondos de emergencia le ayudan a evitar tener que recurrir a la tarjeta de crédito o a la cuenta de ahorros en caso de una emergencia repentina. La cantidad de dinero que mantenga en su fondo de emergencia debe satisfacer sus necesidades, pero considere que represente un saldo para gastos cotidianos de cuatro a siete meses, en caso de una pérdida de trabajo a corto plazo o una reparación de emergencia. Considere llevar una lista anual de posibles gastos del hogar, del automóvil o personales y determine si su fondo de emergencia es adecuado o si necesitará establecer otras cuentas de ahorro para afrontar mayores necesidades.

Verifique que su nivel de retención de impuestos sea correcto. Esto es especialmente importante si su ingreso cambió durante los primeros seis meses del año y ahora usted se encuentra en una categoría impositiva superior o inferior. Consulte a su asesor de impuestos, además, el IRS posee su propia calculadora de retenciones (http://www.irs.gov/Individuals/IRS-Withholding-Calculator) que le ayudará a determinar su situación.

Finalmente, verifique que todos sus libros contables estén al día. La mitad del año es un buen momento para revisar todos sus registros de gastos, ahorros e inversiones, y comprobar así que los números cierren y que los papeles estén en orden. Además, considere usar los servicios de banco, de inversiones y de pago de facturas online para ahorrar más tiempo y dinero.

Para concluir: Dedicar un tiempo a mitad de año para revisar sus finanzas le brinda la oportunidad de identificar errores, ajustar su presupuesto y ahorrar en impuestos.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir