facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

November 20, 2015

Le hago una pregunta para pensar mientras decide qué almorzar hoy. ¿Tiene idea de lo que le cuesta esta comida en particular al estadounidense promedio a lo largo de un año?

¿Me creería si le dijera que casi $3.000?

La reciente encuesta de Visa sobre los gastos del almuerzo muestra que los estadounidenses almuerzan afuera, en promedio, casi dos veces por semana y gastan $11.14 por salida, lo que da un promedio de $1.043 al año. En cambio, los que se preparan sus almuerzos en casa los cinco días de la semana, gastan solo $6,30. Entre los almuerzos preparados en casa y los almuerzos afuera, el costo promedio de esta comida es de $53 por semana o $2.746 por año.

Pero, como lo demuestran los siguientes números, existen varias formas de comer bien y ahorrar.

Para empezar, los hombres gastan un 60 por ciento más que las mujeres en su almuerzo. Pagan en promedio $24,93 por comer afuera, mientras que las mujeres gastan $15,56. Sin embargo, la encuesta mostró que los hombres que optan por comer en casa o llevar el almuerzo de su casa en realidad logran reducir su gasto en un 14,6 por ciento con respecto a las mujeres.

En cuanto a los derrochadores, la encuesta indicó que el 1 por ciento de los comensales gasta $50 o más en almorzar afuera, en promedio, el triple por semana, dando un costo total de $9.383 al año. Este 1 por ciento se compara con el 32 por ciento de los encuestados que dijo no comer afuera nunca.

Según Visa, la mayoría de los estadounidenses almuerzan en casa. La encuesta indica que el 42 por ciento de los estadounidenses suele almorzar en su casa, mientras que el resto dice comer en el trabajo (31 por ciento), en restaurantes (12 por ciento), afuera (7 por ciento) o en otro lugar (8 por ciento). Los que almuerzan en el trabajo, suelen hacerlo en su oficina o escritorio.

Si hablamos de las preferencias por regiones, los sureños son los que más almuerzan afuera y gastan en esta comida. El sureño promedio gasta $1.240 al año en almuerzos y un total de $2.953 entre almuerzos afuera y preparados en casa. Los residentes de la región nordeste son los segundos que más gastan en almuerzos afuera –$1.001. Los de la región medio oeste gastan $896 y los habitantes de los estados del oeste gastan $866.

Prestar atención a los hábitos de gastos del almuerzo –ya sea preparándolo en casa o comiendo afuera—puede tener un gran impacto en las finanzas anuales. Si bien el almuerzo es un gasto sano, se podría redestinar al menos una parte de los $2.746 a otros propósitos financieros importantes, como crear un fondo de emergencia (http://www.practicalmoneyskills.com/emergencycalc), avanzar en el pago de los costos de la casa o tal vez ahorrar un dinero extra para un viajecito económico.

Para ayudar a los estadounidenses a controlar sus gastos en los almuerzos, Visa ha desarrollado una nueva aplicación para iOS llamada Lunch Tracker, que calcula su gasto de almuerzo mensual y anual y lo ayuda a ajustar sus hábitos y ahorrar dinero. Los usuarios pueden aceptar el Desafío de 30 días para comenzar a ahorrar, recibir consejos para recortar costos y compartir fotos de comidas con familiares y amigos.

Solo recuerde que hasta la elección más simple puede tener un efecto positivo en sus finanzas. Con solo recortar cupones de descuento, mirar el precio de lo que compra o llevar al trabajo sus propias creaciones culinarias puede ahorrar cientos de dólares durante el año. Darse un gusto de vez en cuando no está mal—al fin y al cabo, se lo merece—pero hacer un presupuesto para los almuerzos y respetarlo puede traerle grandes recompensas.

En resumen: Las pequeñas elecciones pueden tener un gran impacto en su billetera. Ajustar y respetar sus hábitos del almuerzo puede ser una sorprendente fuente de ahorro en solo un año.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir