facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

May 8, 2015

Durante los primeros meses fuera de la universidad, los jóvenes comienzan a disfrutar de su libertad personal y a buscar su propio camino como seres adultos. Desarrollar hábitos financieros sólidos es una parte importante de ese proceso.

Para la mayoría de los graduados, será la primera vez que deban administrar el dinero por su cuenta –buscar trabajo, un lugar donde vivir y, si pertenecen a la mayoría, ver cómo pagar el préstamo universitario. Para muchos, estos son desafíos enormes. Si eres un adulto joven—o conoces a alguno – estas son algunas de las mejores rutinas que se pueden adoptar desde el primer momento:

Hacer presupuestos (http://www.practicalmoneyskills.com/budgeting/) es el primer paso importante en toda planificación financiera, porque es difícil tomar buenas decisiones económicas sin saber en qué se gasta cada dólar. Es un ejercicio de tres pasos: llevar registro de los gastos, analizar a dónde se destinó el dinero y encontrar formas de dirigir esos gastos más eficazmente hacia ahorros, inversiones o pago de deudas. Aun cuando el recién graduado esté buscando trabajo o esperando para encontrar un trabajo, el armado de presupuestos es un proceso de por vida que debería comenzar a implementarse de inmediato.

La primera meta de ahorro de un graduado debería ser la creación de un fondo de emergencia para cubrir los gastos diarios si pierden su trabajo o tienen que afrontar una reparación grande. El fin último de un fondo de emergencia (http://www.practicalmoneyskills.com/emergencycalc) es evitar incurrir en deudas adicionales o agotar los ahorros o inversiones. Los fondos de emergencia deberían poder cubrir, como mínimo, cuatro a siete meses de gastos diarios.

El retiro podrá parecer muy lejano después de la graduación, pero para que sea exitoso hay que empezar a ahorrar e invertir lo antes posible. Los recién graduados pueden utilizar el Calculador de Retenciones del IRS (http://www.irs.gov/Individuals/IRS-Withholding-Calculator) para saber cuánto dinero se les está reteniendo del sueldo para el pago de impuestos. A partir de allí, pueden evaluar las opciones de los planes de retiro personales y los que les ofrece su empleador—ambos son necesarios para tener un buen retiro. Autorizar la realización de depósitos automáticos a las cuentas de retiro y cuentas de ahorro personales les permitirá ir acumulando dinero sin la tentación de gastarlo antes.

Los seguros son cruciales. El seguro del inquilino es importante no solo para cubrir los efectos personales perdidos, robados o dañados sino para cubrir los gastos diarios en caso de emergencia y tener cobertura de responsabilidad civil y médica si alguien se lastima en nuestro departamento. El seguro automotor es obligatorio en muchos estados y, a pesar de que muchos empleos ofrecen cobertura por discapacidad, es importante saber si convendría adquirir una cobertura adicional individual. Por último, la Ley de Atención Médica Asequible ha establecido la obligatoriedad de la cobertura médica para los adultos jóvenes. Los recién graduados pueden quedarse en el plan de salud de sus padres hasta los 26 años, aun cuando tengan la opción de tener cobertura médica en su trabajo. Después de los 26, pueden contratar un seguro de salud privado o a través del mercado de seguros médicos estatal o federal.

Los adultos jóvenes deben adquirir el hábito de consultar sus informes crediticios desde el comienzo. Por ley, todos tenemos derecho a recibir tres informes crediticios gratuitos (https://www.annualcreditreport.com) por año, solicitándolos a las tres principales agencias crediticias – Experian, Equifax y TransUnion—para verificar que no haya errores ni posibles robos de identidad.

Por último, para los que sigan teniendo problemas para llegar a fin de mes, volver a la casa de los padres por un tiempo podría ser una buena opción. Los recién graduados podrían negociar una renta accesible con un plan de pago fijo y usar los ahorros para abrir cuentas de inversión que les permitan alcanzar metas más importantes, como comprar una casa, casarse o pagar estudios de postgrado. Si ya tienen un asesor financiero, pueden pedirle otras ideas.

En resumen: En el primer año fuera de la universidad, los adultos jóvenes se enfrentan a diferentes desafíos financieros que marcarán su conducta financiera para el resto de su vida. Acostumbrarse a hacer presupuestos, ahorrar e invertir es crucial, aun con los recursos más limitados.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir