facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Recursos para el Coronavirus (COVID-19)

Encuentra recursos relacionados con la salud, la seguridad, la educación y la banca para proteger tu salud y tus finanzas.

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

November 20, 2009

Para las personas mayores, las hipotecas inversas se han convertido en una manera cada vez más popular para no quedarse atrás con los gastos crecientes. Tradicionalmente, la gente tomaba un préstamo respaldado por el capital inmobiliario y continuaba viviendo en el hogar sin tener que pagar la hipoteca mensualmente hasta que se mudara de manera permanente, vendiera la propiedad o falleciera.

Sin embargo, considerando que muchas personas mayores prefieren reducir el tamaño de la vivienda después de jubilarse o reubicarse en otra área, el gobierno emitió nuevas normas que permiten utilizar las hipotecas inversas para comprar una nueva vivienda, siempre que el producto de la venta de la antigua vivienda (combinado con otras reservas en efectivo, de ser necesario) cubra el precio de venta y los gastos de cierre.

La ventaja para estas personas está en que no tendrán que recurrir tanto a sus ahorros o estar atados a pagos mensuales para comprar una vivienda nueva como sucede con una hipoteca o préstamo de capital inmobiliario/línea de crédito tradicionales.

Las hipotecas inversas pueden ser muy complicadas y costosas; por eso, para muchos no son la mejor opción de préstamo. De hecho, debe consultar a un asesor aprobado del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD) antes de obtener autorización para solicitarla.

Algunas características comunes de las hipotecas inversas:

  • Debe tener 62 años como mínimo.
  • Su vivienda (actual o futura) debe ser su residencia principal.
  • Debe poseer su vivienda libre de gravamen o ser capaz de pagarla en su totalidad con el producto del préstamo.
  • La cantidad de préstamo admisible está basada en el valor de tasación de su vivienda, su edad, tasas de interés actuales, seguro hipotecario y cargos aplicables. Por lo general, cuanto mayor sea usted y mayor sea el valor de su vivienda, mayor será el préstamo disponible.
  • No tiene que pagar el préstamo hasta que se mude de manera permanente, venda la propiedad o fallezca. El dinero restante después de la venta queda para usted o su patrimonio.
  • La cantidad del pago nunca excederá el valor final de venta de la vivienda, por lo tanto usted (o sus herederos) nunca será responsable de pagar más de lo que tomó en préstamo originalmente.
  • Las hipotecas inversas no tienen requerimientos de ingresos mínimos o calificación de crédito.
  • Puede recibir el dinero en un pago único, como línea de crédito, en pagos fijos mensuales o de manera combinada.
  • No se considera como ingreso imponible; por lo tanto, los beneficios del Seguro Social y Medicare no se verán afectados.

No obstante, tenga en cuenta las siguientes precauciones:

  • Las hipotecas inversas pueden ser costosas: Podría aplicarse un costo de iniciación de hasta $6,000, una prima inicial de seguro del 2 por ciento del valor de la vivienda, un cargo mensual de seguro y otros cargos varios.
  • No son rentables si tiene previsto mudarse en pocos años.
  • Usted es responsable de los cargos de propietario, impuestos sobre la propiedad, seguro y reparaciones. De no pagarlos, corre el riesgo de cancelación del préstamo o ejecución hipotecaria.
  • Cuanto más tiempo extienda la hipoteca inversa, mayor será la reducción del capital inmobiliario y, por lo tanto, de su bien inmueble. Sin embargo, considere eso y el hecho de vivir en su propia vivienda contra los gastos y posibles inconvenientes de vivir en una institución de vida asistida.

La revisión integral de la AARP sobre hipotecas inversas incluye un seminario en línea gratuito y una calculadora de préstamos (www.aarp.org/money/revmort). El HUD también proporciona información valiosa, incluyendo un motor de búsqueda para encontrar asesores de vivienda aprobados por el HUD que pueden ayudarle a evaluar los pros y los contras para su situación en particular (www.hud.gov).

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir